Actividades de Formación complementaria

El aprendizaje de un oficio no tiene sentido sin una formación complementaria que haga más capaces a los futuros electricistas, fontaneros y albañiles. Deben saber cómo calcular el número y tamaño de baldosas, la cantidad de cable que necesitan o la altura de un lavabo. Además se van a enfrentar a manuales de instrucciones de maquinarias, contratos de trabajo, leyes laborales, etc. Por eso es muy importante la existencia de esta formación llamada con mucho acierto complementaria, ya que sin ella la formación de los alumnos quedaría sin completar.

Son muchas las horas que los alumnos deben recibir de esta formación. La mayoría de los alumnos provien de fracaso escolar o simplemente no les gusta estudiar, así pues, hemos querido hacer las clases muy dinámicas, utilizando una metodología alternativa, variada y en ocasiones improvisada, adecuando los contenidos a las circunstancias que van surgiendo. Trabajando continuamente las normas de educación y cortesía y valores interdisciplinares como el respeto, la empatía y la asertividad. El objetivo principal, además de la adquisición de conocimientos, es la creación en los alumnos de una visión crítica del mundo que les rodea y que adquieran curiosidad por aprender y conocer.

             

La forma de adquirir conocimientos es totalmente diferente de lo que han conocido hasta ahora en la educación reglada,  alejándonos del aburrimiento y utilizando como base el humor y la participación por parejas o en grupos para realizar los ejercicios propuestos. Hemos utilizado dinámicas de grupo, debates, visitas fuera del centro, juegos de conocimientos como el trivial, concursos de mecanografía, debates, lecturas de pequeños textos y puesta en común de lo leído entre otras actividades.

Un ejemplo de esta metodología, es la realización de los debates, en los que tan solo se deben cumplir 4 reglas bien definidas:

  1. Respetar el turno de palabra.
  2. No se pueden decir palabrotas ni insultar a los compañeros.
  3. Argumentar con coherencia.
  4. Elegir democráticamente al moderador, que no puede ser la monitora de apoyo.

          

Como nuestros alumnos tienen procedencias muy variadas, aprovechamos la situación, para aprender unos de otros y aumentar con ello nuestra cultura general, investigando cada semana el país de procedencia de cada uno de los compañeros. De esta forma podemos conocernos y comprender mejor por qué somo como somos.

        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *.